Señor Mas, ¿hasta cuándo va a seguir utilizando a España para ocultar la realidad?

Artur Mas

El pasado jueves, Hacienda otorgó otros 873 millones de euros a Cataluña con el objetivo de que la Generalitat pudiera hacer frente a las facturas impagadas a sus proveedores,  las cuales lastran la salida de la crisis, e incluso la propia supervivencia, de gran parte del tejido empresarial catalán. También por la misma fecha,  analistas fiscales advirtieron que sin el apoyo financiero de España, Cataluña no podría hacer frente al pago de las pensiones de sus ciudadanos. En el marco europeo, la UE, no deja de reiterar, por activa y por pasiva, que Cataluña como nación no tendría cabida ni en el entramado comunitario, ni en el Euro y que, de querer entrar, tendría que ponerse a la cola y pasar por todos los procedimientos por los que han tenido que pasar los ya estados miembros. Procedimientos y aceptación final en los cuales, por otra parte, España tendría mucho que decir…

Estas y muchas noticias más, hablan de Cataluña, y se encargan de llevar a números y a la realidad, ese callejón sin salida al que Artur Mas ha condenado a los catalanes. Pero estas y muchas otras noticias no salen en la prensa catalana, o al menos en aquella más proclive a querer ayudar a Mas  convertir su sueño en realidad. Un sueño, que de seguir así, puede que se convierta en una gran pesadilla.

Y es que, si hay algo tan cierto que ni siquiera el odio y la propaganda independentista puede tapar, es que España necesita a Cataluña tanto como Cataluña necesita a España. Y eso lo saben los empresarios catalanes, quienes como Jose Manuel Lara, catalán y director del grupo Planeta, ya han advertido de que si alguna vez Cataluña es una región independiente tendrán que llevarse sus fábricas, sus oficina y sus empleos a España. Lo saben también las marcas internacionales, como Coca Cola, quienes analizan con cautela la situación, y visiblemente atemorizados ante los delirios catalanistas y abrumados por la presión fiscal catalana, han llevado sus fábricas a Madrid. Pero lo más penoso es que por saberlo, lo sabe hasta el mismísimo Artur Mas.

Desgraciadamente los que puede que no lo sepan son una gran parte de la ciudadanía de Cataluña, y mucho menos lo sabrán esos pequeños escolares que emanan el “odio” a España mediante un sistema educativo que pretende educarlos en el rechazo y en el regionalismo mejor que en la fraternidad y en las bondades de un mundo global.   Para esa gente que desayuna con unos medios que recitan una y otra vez aquello “del expolio fiscal”, que comen con el “Espanya ens roba” y que incluso ven como sus instituciones organizan simposios bajo el nombre “España contra Cataluña”, nunca llegará esta realidad. Nunca llegará la realidad que, odio mediante, les intenta ocultar Mas. Tampoco sabrán los verdaderos motivos por las que las cuentas en el Parlament llevan años sin cuadrar, ni por qué los impuestos suben en Cataluña mientras en otras regiones como Madrid ya han empezado a bajar, o cuánto de ese mismo dinero, recaudado a través de aumentar la presión fiscal, va a alimentar el saco roto del independentismo en vez de ir destinado a partidas como la educación, la seguridad o la sanidad.

Eso, simplemente, nunca lo sabrán. Y es que ese, y no otro, es el gran valor de la propaganda. Una propaganda que siempre ha sido el gran aliado de los regímenes que buscaban imponer “su realidad” a través de ocultar la verdad. Y es que quizá, si Artur Mas dejara de intoxicar a los catalanes con sus mentiras y su odio y dejará que la población se encontrara con la verdadera realidad de sus cuentas, la pregunta que se debatiría en Cataluña sería muy diferente a la propuesta por Mas para el próximo 9 de Noviembre: “Señor Mas, ¿hasta cuando va a seguir utilizando a España para esconder la realidad de su gestión?” y en caso que nos responda con la verdad, “¿cuándo va a dimitir y va a dejar a Cataluña, y a los catalanes, que encaren su futuro en un contexto prospero, sin odios, y en paz?”. 

Señor Mas, aunque usted no lo crea, una mentira, aunque la repita mil veces, nunca se convertirá en verdad.

Publicado el diciembre 15, 2013 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Desde hace año y medio, el Sr.Mas ha abandonado totalmente sus funciones como Presidente de CA y representante del Estado en Cataluña. Es lamentable que utilice la pantomima del Derecho a decidir para ocultar sus grandes deficits como gestor. Pero es más preocupante como algunos catalanes se lo creen y se guían más por sentimientos romanticistas decimonónicos que por las exigencias actuales. A.Lechuga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: